El dragón, el huevo y la bruja

12.10.2013 21:47

Érase una vez una bruja a la que todos llamaban la bruja de las gallinas, pues siempre comía huevos.

Un día encontró manchas de pisadas de dragón con cáscaras de huevo muy, muy blanco, lo que ella quiera más que a un hijo. ¿Por qué el huevo tan blanco? simple, porque era un huevo de araña gigante a punto de morir.

***

La bruja, enfurecida, marchó en busca del dragón que se había comido su huevo. Pensaba matarlo, triturar su estómago, hacer filetes de su corazón, y machacar su cabeza.

pasó una semana amarga y aburrida... el lunes se dedicó a comer juncos del pantano... el martes buscó leña para hacer una hoguera... el miércoles se cosió la falda porque el día anterior se quemó con la hoguera... el jueves intentó hacer una casa con rocas (que, por supuesto, no consiguió)... el viernes recorrió 30 kilómetros sin encontrar el dragón... el sábado volvió a casa y el domingo llegó a ella. En seguida corrió a la cocina pero... ¡Encontró el suelo lleno de cáscaras de huevo! La bruja se fue a una cueva que estaba a 3.000 kilómetros. Encontró un dragón con 5 huevos blancos sin romper y 9 huevos rotos. La bruja se disponía a matarlo ¡pero el dragón fue más rápido y se comió a la bruja!

FIN

 

 

 

Inés San Antonio Boissier

enero de 2012

8 años